Consejos

Como amante de los pianos, me causa verdadera tristeza ver pianos esplendidos en estado de abandono, algunos prácticamente olvidados por unos dueños desconsiderados y poco conscientes del valor que tienen y otros arrumbados y olvidados en un sótano o desván.

He visto excelentes pianos de marcas como Steinway, Bechstein, Bosendorfer, tan deteriorados que la cantidad de trabajo y el coste de su restauración sería enorme, algunos comidos por las polillas, otros medio podridos ya que los han guardado en sótanos húmedos.

Afortunadamente no todo es así y la mayoría de la gente cuida sus pianos, al menos de forma pasiva. Que significa de forma pasiva? quitarles el polvo, abrillantar los herrajes, procurar que no tengan humedad y cosas por el estilo, pero sin cuidar la maquinaria, cosa que obviamente es la labor del técnico de pianos y que tanto tiene que ver con su buen estado.

CONSEJOS PARA EL CUIDADO DEL PIANO

Evitar los extremos, tanto de calor como de frio, también el grado de humedad es muy importante, una temperatura constante de unos 20 grados y humedad relativa del aire de entre 40 y 70 es la condición ideal para el piano. Hay una regla general muy facil de entender y que nunca falla,  es que un piano está bien donde una persona se siente comoda y bien, si seguimos ese principio tan básico nunca nos equivocaremos.

Las corrientes de aire y el sol directo son perjudiciales, evítenlas. Hay que disminuir en lo posible el uso del aire acondicionado fuerte y de las estufas, si el ambiente es muy seco debido al calor de chimeneas o estufas es aconsejable de colocar algunas plantas en la estancia, que lo que hacen es regular el grado de humedad.

LA LIMPIEZA

Normalmente un piano queda muy bien con un limpia muebles a base de ceras, como por ejemplo «Pronto» o cualquier otro por el estilo. Los herrajes, cerraduras, pedales etcétera los podemos abrillantar con un limpia metales. Para las teclas lo mejor es usar agua tibia jabonosa (unas gotas de mistol es suficiente) y después secar con una gamusa suave.

EL MECANISMO DEL PIANO Y SUS CUIDADOS

Cosa que ya es trabajo muy delicado y es mejor dejar en manos de un técnico especializado. La afinación regular del piano es fundamental, y deberíamos hacerla al menos dos veces al año, una en invierno y otra en verano, pero tampoco hay que olvidar la importancia de la regulación, que deberíamos hacerla integral cada tres o cuatro años. Siguiendo estos simples consejos conseguiríamos que nuestro piano nos dure muchos años y que esté siempre en buen estado, que si me permiten el comentario, es dinero muy bien gastado y una gran satisfacción para el pianista.

AFINE Y CUIDE SU PIANO, VALE LA PENA

Todos los pianos absolutamente todos, se desafinan. No existen pianos que no se desafinen, si no se desafina entonces no es un piano, si no un teclado electrónico,  así de simple. Un piano contiene más de 200 cuerdas que van instaladas en una estructura de hierro, comúnmente llamada arpa.

iron frameCada cuerda soporta una tensión media de 60 o 70 kilos, lo que multipilicado por todas las cuerdas, hace que el arpa de hierro soporte una fenomenal presión de unas 16 toneladas en pianos de pared y más de 20 en los de cola. Esta formidable estructura es sensible a los cambios de humedad y de temperatura, lo que da lugar a micrométricas dilataciones y contracciones de los materiales que obviamente provocan variaciones de tensión en las cuerdas, esas variaciones de tensión afectan a la tonalidad de las cuerdas lo que obviamente se traduce en desafinación.

Una de las preguntas que con más frecuencia me hacen es si un piano que no se toca o se toca poco, necesita también afinación. La respuesta es sí, pues es más el paso del tiempo y las variaciones de temperatura y de humedad lo que provoca que un piano esté desafinado, aunque no se toque o se toque muy poco, cosa por otro lado bastante contraproducente, ya que un piano se deteriora más por no tocarlo que por un uso regular y moderado. Los pianos por regla general tienden a subir de tono en verano y bajar en invierno (aunque no en todos los casos) y es por esa razón que es una buena idea afinarlos después y no antes de los cambios de estación.

Uno de los motivos más frecuentes de que un piano se desafine es por moverlo de un sitio a otro, por ejemplo en el trasporte, si cambiamos de casa. El piano necesita tratarse muy suavemente, ya que no soporta los movimientos bruscos y los cambios de climatología, y es por esa razón que siempre se aconseja de afinar un piano después de transportarlo.

Si se encuentra en la zona de Málaga o provincias limítrofes como Cádiz o Almeria y necesita afinar y regular su piano o simplemente consejo y asesoramiento imparcial sobre la compra o estado de un piano, puede contactarme sin compromiso. Estos son mis datos de contacto:

Afinador de pianos en Málaga y Marbella
Movil y whatsapp: 666 819463

 info@laguiadelpiano.com