Porqué se desafinan los pianos?

Todos los pianos absolutamente todos, se desafinan. No existen pianos que no se desafinen, si no se desafina entonces no es un piano, si no un teclado electrónico,  así de simple. Un piano contiene más de 200 cuerdas que van instaladas en una estructura de hierro, comúnmente llamada arpa.

iron frameCada cuerda soporta una tensión media de 60 o 70 kilos, lo que multipilicado por todas las cuerdas, hace que el arpa de hierro soporte una fenomenal presión de unas 16 toneladas en pianos de pared y más de 20 en los de cola. Esta formidable estructura es sensible a los cambios de humedad y de temperatura, lo que da lugar a micrométricas dilataciones y contracciones de los materiales que obviamente provocan variaciones de tensión en las cuerdas, esas variaciones de tensión afectan a la tonalidad de las cuerdas lo que obviamente se traduce en desafinación.

Una de las preguntas que con más frecuencia me hacen es si un piano que no se toca o se toca poco, necesita también afinación. La respuesta es sí, pues es más el paso del tiempo y las variaciones de temperatura y de humedad lo que provoca que un piano esté desafinado, aunque no se toque o se toque muy poco, cosa por otro lado bastante contraproducente, ya que un piano se deteriora más por no tocarlo que por un uso regular y moderado. Los pianos por regla general tienden a subir de tono en verano y bajar en invierno (aunque no en todos los casos) y es por esa razón que es una buena idea afinarlos después y no antes de los cambios de estación.

Uno de los motivos más frecuentes de que un piano se desafine es por moverlo de un sitio a otro, por ejemplo en el trasporte, si cambiamos de casa. El piano necesita tratarse muy suavemente, ya que no soporta los movimientos bruscos y los cambios de climatología, y es por esa razón que siempre se aconseja de afinar un piano después de transportarlo.

copyright © Juan Olalla 2013 – Todos los derechos reservados – All rights reserved

Los comentarios están cerrados.